Después de imponerse en salones, despachos y dormitorios, ahora le ha tocado el turno a otro espacio del hogar. Y es que las cocinas nórdicas están de moda. De hecho, según la Asociación de Mobiliario de Cocina (AMC), es una de las tendencias esta temporada. Pero, ¿sabes cuáles son sus aspectos más característicos? Veamos.

Aspectos clave de las cocinas nórdicas

Los ambientes neutros y tranquilos, que nos dan sensación de paz y sosiego, son los que mejor definen este estilo, caracterizado por la utilización de tonos neutros y por sus toques en madera. Las cuatro claves para que tu cocina encaje dentro de esta tendencia son:

Opta por muebles de cocina blancos

El color blanco en los muebles es un aspecto básico para conseguir una cocina de estilo nórdico. Ello dará una sensación de mayor amplitud y luz natural. Además, las paredes y los electrodomésticos también deben ser de una tonalidad clara. Evita los colores muy contrastados y los acabados en lacado.

Apuesta por materiales naturales

Una protagonista indiscutibles del estilo escandinavo es la madera natural, que puede combinarse para darle un toque más rústico y acogedor a tu cocina. Este material suele estar presente en vigas, encimeras y suelos. En este último caso puedes optar por el parquet o por los porcelánicos de imitación madera.

Líneas rectas y simples

La sencillez y la practicidad son otras dos características importantes de las cocinas nórdicas. Los muebles deben mantener líneas rectas y sencillas, con un diseño atemporal que hará que no pasen de moda. Además, pueden integrarse diversos estilos con facilidad.

Detalles a conjunto

Finalmente, combina tus muebles de cocina de estilo nórdico con accesorios y detalles a juego. Puedes utilizar, por ejemplo, plantas y adornos florales en las ventanas o distribuir varios puntos de luz en zonas clave. Los toques de color más intenso resérvalos únicamente para aquellos elementos de la estancia que quieras resaltar.