Es funcional y hace que te sientas en un hotel de lujo. Integrar el baño en el dormitorio es una opción cada vez más extendida entre quienes deciden redecorar su vivienda. No te pierdas estos cuatro consejos básicos para conseguir un dormitorio de lo más cool.

¿Vives en pareja? Valora los hábitos de cada uno

Antes que todo hay que pensar en la rutina de cada uno. Si tienes un sueño ligero y tu pareja se despierta por la noche para ir al baño, el ruido de la cadena o encender la luz del baño podrían ser un inconveniente. En función de vuestras necesidades, será interesante escoger una opción más cerrada o abrir el baño por completo.

Los olores

Ya habías pensado en eso, ¿verdad? En el paraíso del baño integrado en el dormitorio no todo son unicornios. Los olores que desprenda el inodoro podrían llegar a la cama. Por eso, la distribución es clave. Se puede apostar por una integración parcial con un tabique de cristal cerrando únicamente el inodoro o las zonas con más ruidos.

Muy moderno y funcional

La realidad es que nuestro estilo de vida está modificando también el espacio donde vivimos, haciéndolo más cómodo, abierto y funcional. La comunicación entre las estancias es plena y todas las barreras se están abriendo para integrarse en una sola habitación muy luminosa. El dormitorio sigue esta tendencia para convertirse en un área de relax donde disfrutar de tu tiempo sin cortapisas.

Armonía y conexión

Es esencial que ambos espacios se vean conectados y unificados. Tener el mismo mobiliario para las dos áreas será esencial. El material y los colores que escojamos determinarán la armonía de este espacio único. Y, si tienes la opción de que la luz de la ventana del dormitorio llegue hasta el baño, te sentirás mucho más arropada y conectada con el exterior.

¿Necesitas asesoramiento sobre cómo integrar el baño con el dormitorio con muebles que no desentonen? En Sabaya podemos ayudarte. Ponte en contacto con nosotros y pregúntanos sin compromiso.


Foto: © Nook Architects