Si estás pensando en rehabilitar tu vivienda, lograr un mayor confort térmico y eficiencia energética son aspectos clave a la hora de acometer una reforma.

Factores para conseguir un mayor confort térmico

Una temperatura adecuada y en equilibrio con la humedad del aire, aportarán un clima agradable a la estancia. Para ello, la calidad y el perfil de las ventanas juegan un papel fundamental.

Así se desprende del reciente estudio “Living Comfort” del Passivhaus Institut (PHI), donde se indica que la ubicación del edificio y el entorno climático son otros dos factores a tener en cuenta.

La selección del perfil de la ventana tiene una gran influencia en la calidad térmica. Concretamente, los intercalarios de PVC son el tipo que ofrece mejores resultados.

Para que nos sintamos a gusto en una estancia, está demostrado que la diferencia entre la temperatura del aire de la habitación y las superficies del entorno debe ser menor a 4.2 kelvin. Esta medición da lugar al llamado “criterio de confort Passivhaus”, que debes tener en cuenta si te interesa saber cómo obtener un confort óptimo en diferentes zonas climáticas.

Evita la condensación y el moho en las ventanas

No dejar que se forme agua de condensación y moho en las ventanas es muy importante para el confort y la salud. Normalmente, la humedad se acumula en el borde del cristal, que suele ser el punto más frío de la habitación.

Por otro lado, para que no surja este problema, las temperaturas de las superficies deben ser más elevadas a las de formación de moho. También hay que tener en cuenta el perfil de la ventana, el espesor de la unidad de vidrio y el montaje de la hoja.

¿Lo óptimo? Un triple acristalamiento con espacio intermedio amplio y un marco de ventana de calidad y bien aislado. Puedes consultar el estudio completo en este enlace. ¿Sigues con dudas? Ponte en contacto con nosotros para asesorarte y ayudarte a lograr un mayor confort térmico. En Sabaya, somos especialistas y estaremos encantados de atenderte.